Apartamento en Edificio Manigua

Vistas cruzadasel lujo de un proyecto sincero


Proyecto / Construcción: 2011 – 2012
Localización: Santa Cruz de Tenerife
Encargo: Proyecto básico, ejecutivo y dirección de obras
Superficie: 150 m²
Promotor: Ana María Ríos Arias
Estado: finalizado
Arquitectura: Julieta Esteban Rosell, arquitecta
Construido por: Optimist Soluciones Constructivas SL, Carpintería Julio Lorenzo, Coelca Iluminación, Cristalería insular, David Ramirez electricidad, Microcementos Kuarz Aplicaciones
Fotografías: José Oller

¡Publicado!

Reforma integral del vivienda en edificio de apartamentos en Santa Cruz de Tenerife.

Partiendo de la intrusión en planta del patio de instalaciones del edificio, se integra su volumen en una franja de espacios auxiliares de la vivienda (ducha, inodoro, lavadora y nevera) que, una vez cerrados en forma de mueble, permite liberar el resto de superficie en dos grandes espacios: el espacio público o de día y un segundo espacio tipo suite.

Una corredera integrada en el grosor del tabique delimita estos dos ambientes. La zona de dormitorio cuenta con dos tabiques exentos con diferentes usos anexados a ellos dependiendo a que cara den. Sin cerrar físicamente los espacios, estos tabiques crean filtros visuales de privacidad y reparten los usos.

En el espacio de día, la cocina se inserta en un mueble bajo con estante que recorre toda la planta cambiando su uso a mueble de tv. Su colocación en el rebaje que deja la estructura de pilares apantallados del edificio permite integrar su volumen. Hecho que se enfatiza enrasando los zócalos con dicho desnivel y presentando el mueble en voladizo.

En este proyecto se ha perseguido que el condicionante de un presupuesto muy ajustado en vez de un elemento limitador fuera el hilo conductor de lo básico como filosofía. Huyendo de las apariencias y los efectismos, en vez de bajar las calidades éstas se han mantenido en un nivel siempre correcto, empleando trucos en los sistemas constructivos y esforzándose el equipo al máximo para sacar adelante un proyecto sincero, en el que el lujo está en los encuentros entre materiales, las circulaciones, las vistas cruzadas y en los espacios, elementos sin precio de los que provee la arquitectura.

Es un proyecto desnudo, que con la sinceridad de sus materiales básicos viste su personalidad: suelos de cemento, madera de pino, puertas de armario, ausencia de herrajes sofisticados o de zócalos y pintura o baldosa blanca como acabado.